Un Mundo donde quepan varios Mundos,

una Patria donde quepan varias Patrias,

un Frente donde quepan varios Frentes

 

Federico Eduardo Infante Lembcke Ph. D.

 

El Perú es un país sublime: somos multiétnicos (tenemos más de 50 etnias, creo); somos multiculturales (me parece que solo en Puno hay más 400 danzas típicas); hablamos tres grandes lenguas, con sus variantes (castellano, quechua y aymara), sumemos los diversos idiomas de la selva; somos un país religioso (ocupamos como país el octavo lugar en vivencia religiosa en el mundo); somos unos de los países como mayor informalidad económica del mundo y con gran debilidad institucional. Y paro de contar, pero estoy seguro que a ustedes se les ocurrirá otra heterogeneidad fundamental del Perú, que nos hace únicos.

 

Siendo, por lo tanto, la realidad peruana y de sus gentes tan compleja tenemos que diseñar un instrumento político que recoja e interprete estas distintas voluntades e intereses. Un instrumento político donde quepan, por ejemplo, los jóvenes LTGB al lado de los Espartanos del Valle del Tambo; un instrumento político que exprese, por ejemplo, la voluntad de la Federación Minera así como la de los agricultores que no desean explotación minera en su zona; un instrumento político que, por ejemplo, sume a los mineros informales al lado de jóvenes luchadores ecologistas. Estoy persuadido que a ti se te ocurre otra disonancia que requiere ser superada dialécticamente.

 

Pero lo que es más importante, un instrumento político donde la diversidad popular peruana se sienta identificada, ojo, que estoy diciendo, se sienta identificada. Porque soy de los que piensa que la política es más que un Programa, más aun en un país como el Perú, cuna de la civilización andino amazónica, civilización que le da mucha fuerza al procesamiento de los procesos mentales priorizando el uso del hemisferio derecho de nuestro cerebro, más lúdico y analógico.

 

La pregunta que nos tendríamos que hacer es, entonces, es si todo eso se puede expresar en un “Programa” y en un solo referente político. ¿No será que necesitamos algo más que un Programa? ¿Los procesos políticos son solo cognitivos y discursivos, cartesianos?

 

¿No será que necesitamos un Frente donde quepan varios Frentes?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s